AmarTe Duele, por Ma. Eugenia Medina

Recuerdo que cuando era pequeña la zona de “Santa Fe” aludía a basureros y a miseria. Con el paso del tiempo y la transformación de las necesidades mercantiles y de vivienda en la ciudad, hoy en día, Santa Fe, para muchos, no es sinónimo de pobreza sino zona residencial, zona de “ricos”.

 

Como nos muestra la historia de esta película la zona de Santa Fe, en nuestra ciudad, no es sino uno de lo tantos ejemplos del fenómeno paradójico que vivimos día con día en donde en un mismo lugar se conjugan mundos contrastados en ingreso económico, modo de producción, color de piel, rasgos fenotípicos, ideología, valor de las cosas y del ser humano, entre otras cosas. Todo esto, en parte, resultado del modelo de economía global y por lo tanto de un mundo mercantilizado y enajenado que se filtra hasta los sentimientos más profundos de los individuos y las familias a las que pertenecen.

 

Los padres, en el contexto de esta historia de amor que se da en un Santa Fe y en otro, muestran diferentes conductas en función del concepto de cuidado y la protección de sus hijos adolescentes. En el caso de Renata, podemos observar que pertenece a una familia en donde los rasgos de carácter social narcisista y autoritario del padre predominan para la supuesta protección y cuidado de los hijos. El padre siente supremacía a partir de la clase social a la que pertenecen y anula los sentimientos de su hija con el objeto de que su desarrollo y su vida sean como él lo espera. La razón por la que muestra molestia por el enamoramiento de su hija es “que no son iguales” y que “cada quien tiene su lugar”.

 

El padre siente miedo de que Renata no haga su vida como él lo espera y le da primacía a la imagen sobre los sentimientos. Esta conducta denota la desesperanza que siente el padre de que Renata no pueda alcanzar la “felicidad” utópica que otorgan los objetos y el poder adquisitivo, la desesperanza de que en la producción vital no se encuentra la alegría de vivir.

 

Quizás algunos se preguntarán el porqué de la inclusión de esta película documental en un ciclo de cine en donde se hacen comentarios desde un punto de vista psicoanalítico.  Es así porque desde el psicoanálisis se pueden sostener un punto de vista crítico que abarque, no solo al tratamiento de un individuo y su devenir desde la primera infancia, sino que analice a su vez las condiciones y factores socioeconómicos que lo moldeen y definan su cultura,  como lo propicio Erich Fromm. El padre autoritario, y la madre con su rasgo de carácter pasivo, intentan controlar la vida de su hija a través del encierro y la distancia. Aún así, la vitalidad, espontaneidad y fuerza de Renata la lleva a tomar decisiones y saltar por encima de sus padres con tal de desarrollarse.

 

Paradójicamente el padre intenta “salvar” a Renata del amor que siente por Ulises pero permite la relación con Francisco, ejemplo de un adolescente descuidado y sin límites, enojado y violento. La falta de límites y de cuidado afectivo por parte de los padres es una forma de maltrato encubierto que enoja a los jóvenes y no les permite desarrollar el sentido de frustración y por lo tanto de autocuidado y cuidado de los demás.

 

Mariana, la hermana menor, ha aprendido estas formas narcisas y poco empáticas del padre y habla con grandilocuencia y enojo sobre “los nacos”. Asimismo, nos muestra el lado frágil de su personalidad, el alma rota por el ambiente autoritario en el que viven, en donde las emociones no son importantes, Mariana expresa el sufrimiento, consecuencia, de la falta de vitalidad a través de la adicción y se vuelca en la fuerza vital de su hermana para sobrevivir.

 

Respecto de los padres de Ulises se observa temor por parte de la madre a que lo maltraten a causa de su condición social y económica si se involucra con una chica de el otro lado de Santa Fe. El padre se muestra desesperanzado en el sentido de que la única alternativa de vida para él y para su familia es su trabajo y en el sentido de que no cree que el amor entre su hijo y Renata sea posible por la clase social. Ve con malos ojos la dispersión, la diversión y hasta el enamoramiento porque distraen del trabajo, en vez de ser una necesidad humana. La desesperanza es el factor fundamental de la dinámica en esta familia, con la excepción de Ulises.

 

El tema de la discapacidad se toca sutilmente en la película a través de Borrego, con triso mía 21, Síndrome de Down. Ulises lo cuida, lo itera y conoce sus habilidades, la propia desesperanza y pasividad del padre hacen de Borrego una persona inútil y desintegrada. El intento de Ulises por demostrar que su hermano es capaz de ser productivo tanto en el trabajo como en el pensamiento y los afectos es un intento para que reflexionemos sobre este sector de nuestra sociedad.

 

Para finalizar, mientras haya capacidad de amar hay la posibilidad de soñar con Efedras personales en donde la vida y lo vital sean posibles.

 

 

 

 

« »

Derechos Reservados Semsoac 2014